Hoy por fin la dulce y esbelta figura de la luna de agosto toma posesión del firmamento nocturno sin rebelar su condición de reina de las lunas de luz, su influencia en el alma es magistral pues rebela a todos los que les corresponde, el momento de la cosecha, protege con su resplandor nocturno los bienes que el trabajador sincero del campo de la luz se ha labrado, nada ni nadie podrá perturbar su cosecha, todos recibirán aquello que han sembrado, humanamente coincide con la vendimia de la uva, a la que calificó el último Cristo conocido como su propia sangre.

En esta luna se reciben los nuevos dones provenientes del Espíritu, se envían al alma de cada individuo, al alma del planeta y a la conciencia única, para modificar la realidad y adecuarla a los nuevos tiempos, es una elevación de conciencia, la cuestión es cuánto tiempo necesita la humanidad para materializar esta nueva conciencia, muchos no serán conscientes de los cambios hasta que los cambios los aplasten, otros los verán venir y se preguntarán de dónde viene esto y qué es, sólo los más sinceros y conscientes los están esperando ya,

En ConBien consulting realizamos las jornadas de verano dirigidas y guiadas a este fin, que cada uno reciba aquello que le corresponde realizando un sincero y profundo trabajo de conexión con la naturaleza para alinear al ser humano con su realidad y así asegurarnos de estar conscientes y preparados para los cambios que vienen en el alma.

Manel Berenguer

www.conbien.com